Migraciones

Horneando dulces recuerdos

Quizá uno de mis recuerdos de infancia más preciados es el olor de un pudín casero horneándose. Puedo ver a mi madre batiendo y vertiendo la masa en el molde de aluminio listo, recién engrasado y enharinado. Me veo a mí misma, pequeña, metiendo un dedo en la mezcla, intentando capturar su sabor, así, crudo, como me gustaba, antes de entrar al horno. Pero lo que perdura en mis recuerdos

El Médico de los Sueños

Algunas personas sueñan en el sentido más onírico de la expresión, de manera fantástica, yo les llamaría “soñadores en technicolor”, porque sus sueños son a todo color, como en un film de alta resolución.  Me atrevería a decir que ésta comparación no es un casualidad, ya que la vida de cada quien es como una película.  Cuando escogí a nuestro personaje invitado, Cristian Sánchez, médico colombiano emigrado en España, lo

Una travesía hacia el Feminismo

Cuando leí por primera vez a Marvel Moreno encontré algo que, sin saberlo, andaba buscando desde que entré a la universidad: una identidad.  No se trataba sólo de saber quien era en ese momento, si no de lo que quería ser en adelante. Siempre tuve claro que quería escribir, y aunque no sabía por dónde empezar, y me sobraba mucha inseguridad, e incluso mucha ingenuidad, leer a Marvel fue la

Qué empiece la fiesta, a trabajar se dijo!

Ideado por Lina Muñoz Alsina* Edición: Lina Scarpati , scarpatilina@gmail.com FB:@LinaScarpatiManotas “Son las siete, ya es hora de abrir el Palacio y que empiece la fiesta!” esa es la actitud con la que todos los días se levanta Carla, quien cada mañana recibe a los clientes  del bar donde trabaja con un: “Hola, buenas días ¿Qué le sirvo?”, siempre acompañado de una gran sonrisa. Así comienza la jornada en la

Suerte que es Navidad

Después de diez años de vivir aquí debo admitir que todo lo que aconteció antes de acabar el 2006 en Barcelona, fue un completo disparate o un poco de mala suerte, tal vez.  Para empezar, tenía tan sólo un mes de haber venido a estudiar aquí, así que aún andaba a ritmo caribe, como en Barranquilla y ni siquiera miraba el termómetro para decidir qué ponerme antes de salir. Entonces…

Del otoño y otras decisiones...

Me encanta el otoño. Una gama de amarillos, verdes, rojos y púrpuras empiezan a pigmentar el paisaje anunciando la inminente llegada del invierno. El otoño canadiense es vistoso, policromático, pero corto. Cualquiera que vive aquí sabe que no dura más de cuatro semanas, si somos muy generosos; y nos prepara, en cambio, para sumergirnos en un invierno largo. Es un referente melancólico: lo bueno ha terminado, el reto se avecina.

Marjorie Eljach: la dama del Gótico

Cuando Marjorie Eljach dejó Barranquilla por tercera y última vez, no podía sospechar que todo aquel universo gótico de las novelas que la acompañaron durante su adolescencia se convertiría, años después, en la inspiración de su gran proyecto profesional. Al fin y al cabo, lo estaba dejando todo con el único propósito de vivir plenamente una relación que había comenzado tres años atrás, durante su última travesía académica en Madrid,

Gente, lugares y cultura: mucho trabajo y poco paseo

Cuando la gente me pregunta a qué me dedico siempre respondo en italiano que soy una “libera professionista”, lo que en en otros países se conoce como profesional autónoma o independiente.  Sin embargo, de mi respuesta surge un nuevo interrogante, “pero, ¿en qué trabajas exactamente?”, y es ahí cuando viene la mejor parte.  Les hago una lista de los diferentes trabajos que hago desde la traducción de manuales en español,

La mirada divergente

Cuando te marchas del país, sea cual sea la razón, te quedas con una última imagen grabada en la memoria, un momento inexplicable que puede representar esa toma de consciencia, ese salto definitivo en la vida que nos llevó a migrar.  Tu inconsciente queda impregnado de esa memoria emocional como una tinta indeleble, que salta en los estadios más inesperados pero también en los más importantes, en los que marcan

¡En caída libre!

Cuando salí por la puerta supe de inmediato que no había vuelta atrás, era el fin de una era. Minutos antes, había tenido una de esas incómodas conversaciones de trabajo donde no sabes si te están invitando a marcharte o te están presionando para que rindas al máximo y te quedes en la empresa. Una ambigüedad que, de igual manera halaga tu trabajo, como también somete a juicio tu entrega.