Entre culturas

Horneando dulces recuerdos

Quizá uno de mis recuerdos de infancia más preciados es el olor de un pudín casero horneándose. Puedo ver a mi madre batiendo y vertiendo la masa en el molde de aluminio listo, recién engrasado y enharinado. Me veo a mí misma, pequeña, metiendo un dedo en la mezcla, intentando capturar su sabor, así, crudo, como me gustaba, antes de entrar al horno. Pero lo que perdura en mis recuerdos

Una pascua con sabor africano

Si me remonto a mis años de infancia en Barranquilla, aparte del sol intenso, la brisa suave y las calles solitarias, mis recuerdos de Semana Santa están todos relacionados con la comida, porque de la mano de la tradición católica se movía toda una tradición culinaria validada por la Iglesia y respaldada por el sincretismo cultural que domina el Caribe colombiano. Así que, en mi casa lo usual era comer

Desmitificando el transporte público

Salgo corriendo de la estación del metro para alcanzar el bus de las 11:50 a.m.; según Google maps son 10 minutos hasta mi destino. Quedé en verme con una amiga a medio día para ir a recorrer un bazar de antigüedades. Llego a la parada justo a tiempo; el bus 45-S ya está ahí, así que por fortuna sólo tengo que alinearme a la fila de pasajeros que avanza lentamente.

Se me olvidó! Cómo se dice?

Alguien dijo una vez que la mejor manera de comprender un pueblo es conociendo su lengua,  modismos e historia. Debo admitir que mi abuelo se tomó muy a pecho este slogan, porque siendo italiano y habiendo accedido a estudios universitarios, por una razón desconocida jamás enseñó su propia lengua a mi padre y a ninguno de su descendencia. Yo diría que cometió un error aterrador o como se diría en

El poder de la diferencia

De vuelta al mundo de la docencia, después de algunos años trabajando fuera de las aulas, empecé a preparar mis primeros talleres para estudiantes de Instituto como siempre, con la proximidad necesaria para que todos y todas las adolescentes entiendan el sentido de nuestra presencia en el aula, y con la distancia suficiente para ganarme su respeto.  Pero, antes de ir a la primera sesión, el director de elParlante, la

Navidad canadiense: Relatos alrededor de la mesa

Llegó la Navidad, la época festiva más importante del cristianismo. Y con ella llegaron las cenas. Más allá del revestido simbolismo espiritual, las fiestas y celebraciones navideñas han adquirido un marcado carácter social: se traducen en grandes cenas familiares, una costumbre fuertemente arraigada en las familias latinoamericanas. Cuando pienso en Navidad, por ejemplo, me transporto al Caribe colombiano, donde la cena del 24 de diciembre y el Año Nuevo son

Más tensa que las cuerdas del violín

El título de este post es una traducción literal de un proverbio italiano que dice: “piú tesi della corda di un violino”, y se usa para referirse a cualquier  tipo de situación que implique extrema tensión. En este caso, quise utilizarla para referirme a  ciertos “lazos familiares” o más bien roles, aún presentes en las regiones del Sur de Europa, lejanos años luz  de la homónima popular serie  tv americana

El vaivén de la política

En mi casa, el color de la ropa para ir a votar siempre fue tan importante como “el partido”, sobre todo para mi padre, médico de profesión y político por vocación. Mientras él hacía mítines, mi madre tejía su propia estrategia para poder votar por el partido de su familia, el de sus intereses, decía. Porque ella era conservadora y mi padre liberal, pero a diferencia de lo que pasaba

Arrels, Raíces

Durante alguna de mis múltiples aventuras infantiles en la biblioteca de mi casa en Barranquilla descubrí sin querer el libro “Raíces” de Alex Haley.  Recuerdo que su portada me impactó mucho, sentía que aquellos hombres negros con el pecho descubierto, atados con cadenas en el cuello y encerrados en aquella mazmorra no podían ser otros que mis antepasados. Ese era el color de mi padre y aunque mi mamá es blanca,

Nieve de Verano

El termómetro en la localidad siciliana de Monreale, al sur de Italia, indicaba 39 grados a la sombra. Detrás del Duomo, Catedral de la ciudad, yace un  amplio callejón donde el agobiante calor puede mitigarse degustando una granita, granizado de fruta fresca que recuerda al famoso y reconocido “raspao” que comemos en la Costa Caribe Colombiana. La aglomeración de turistas y lugareños delante del puesto ambulante pudo haberse verificado en