Cultura Popular

ll Giorno dei Morti

In memoriam di  Rosa Ricordo che a pochi mesi dal mio arrivo in Italia fui invitata ad una festa di Halloween. Era il lontano 2001 e per chi all’epoca mi fece quel gentile invito rappresentava un evento mondano e snob che niente aveva a che fare con la maniera in cui da bambina avevo celebrato nel mio paese di origine la tradizione dei Defunti. Devo ammettere che sono cresciuta con

Mi ADN carnavalero va conmigo a todas partes

Hoy es domingo de Carnaval en Bologna y no observo ningún movimiento festivo en la ciudad. Estoy segura de que anoche algunos hoteles o discotecas organizaron fiestas privadas con Dj’s famosos y que hubo quien sencillamente se inventó el disfraz o alquiló el vestido histórico y la peluca, para presentarse a la gala con coreografía de baile de corte, abanico y vestido al  estilo María Antonieta. Por ello,  si se

Celebrando a nuestros muertos

Foto de portada, cortesía del Arquitecto Mejicano Guillermo De La Cajiga @guillermodelacajiga Recuerdo aquel día que, hojeando una de las pocas revistas culturales que en la década de los 90 merodeaban por el panorama cultural colombiano, me encontré con un artículo que hablaba sobre el Día de Los Muertos en México. Hasta ese entonces mi ritual era visitar al cementerio para orar por las almas difuntas de mis abuelos maternos y

Señor Pirotécnico que comience la Mascletà !

Sentada en mi habitación viendo la belleza de mi nuevo traje de Fallera, vienen a mi mente recuerdos de aquel día que me vestí por primera vez, en ocasión de la tradicional Fiesta valenciana; el traje, las peinetas, los aderezos y los zapatos del año anterior me fueron prestados por una prima de mi prometido quien no participó a la fiesta. Al vestido típico de Fallera, hubo que hacerle unos

¡Dime que comes y te diré de donde provienes!

Con apenas 19 años, Bina -diminutivo de bambina– sabía  cocinar con habilidad prodigiosa  las delicias de su tierra. Provenía de Calabria, una región en el profundo Sur de Italia, bañada por el Mar Jónico y  fiel representante de una cultura local agrícola muy arraigada y de fuertes tradiciones, que privilegia los productos del propio territorio. Desde el inicio  tuvimos una gran conexión,  de manera espontánea me hizo la obligada pregunta:

¿Es necesario amamantar en público?

Cuando me preguntaron si mi madre me había amamantado, no supe qué decir, no podía recordarlo, no era un tema que surgiera naturalmente en las conversaciones de mi familia. En realidad, yo no había visto nunca a mi hermana, a mi cuñada o a mis primas amamantando. Y no las culpo, a ellas su médico les recomendó dar leche de fórmula. Así que, como muchas embarazadas de mi generación, nunca

Nieve de Verano

El termómetro en la localidad siciliana de Monreale, al sur de Italia, indicaba 39 grados a la sombra. Detrás del Duomo, Catedral de la ciudad, yace un  amplio callejón donde el agobiante calor puede mitigarse degustando una granita, granizado de fruta fresca que recuerda al famoso y reconocido “raspao” que comemos en la Costa Caribe Colombiana. La aglomeración de turistas y lugareños delante del puesto ambulante pudo haberse verificado en

El ritmo Caribe

Si hay algo que debo agradecerle a Barcelona es que me ha enseñado a ganarle la batalla al tiempo. Cuando vives a este lado del Atlántico, el tiempo puede llegar a marcar el ritmo de tu vida por completo, y dominarlo me costó  largas caminatas por no mirar bien el mapa, bajar en la parada de metro equivocada, llegar tarde a ver casas en las que nunca se abriría la

Entre dos mares

Allá, al otro lado del teléfono, mientras habla mi madre, oigo la melodía  del carrito de los helados y la bocina del vendedor de “raspao” esa especie de granizado caribe que venden en las calles de Barranquilla para matar el calor. Por un momento estoy allá, pero en realidad me encuentro suspendida, como un cable de teléfono, como una cuerda que no quiero tensar por miedo a que se rompa,