La mamma es siempre la mamma!

La mamma es siempre la mamma!

De mi infancia, recuerdo que cuando llegaba la fecha de la Fiesta de la Madre en los colegios y escuelas de mi ciudad se acostumbraba a elaborar regalos o trabajos manuales bajo la supervisión de nuestras maestras. Particularmente, jamás fui un as de las manualidades, mi fuerte era dibujar, así que disfrutaba en el crear diseños para las tarjetas que improvisaba en hojas de papel, dobladas por la mitad, donde primaban los dibujos florales. Ese era el homenaje que hacía año tras año a mi madre, una expresión pura que nunca se mezclaba con regalos costosos, ya que por fortuna nunca sucumbí ante las pretensiones de otros niños que a esa edad recibían dinero del padre para comprarlos .

Jamás imaginé que en mi vida volvería a retomar esta maravillosa usanza muchos años después, ante la falta de tiempo para comprar una tarjeta conmemorativa que acompañase el regalo que debía enviar a mi madre, en ocasión de la Celebración de Mayo. Hay que reconocer que heredé el talento para dibujar de mi madre y que éste aflora cuando encuentra una motivación generada por el amor que siento hacia alguien o simplemente cuando mi creatividad como escritora se desplaza hacia la expresión gráfica. Lo curioso de esta historia es que hasta hace diez años atrás, cuando me tocó improvisar esa maravillosa tarjeta, que estoy segura que no hubiese podido encontrar en el comercio… la Fiesta de las Madres en Italia era prácticamente una celebración anónima tanto para los niños como para los adultos. Me preguntaba porque si éste es el “País de la Mamma”, así como lo definen el resto de los europeos y como ellos mismos aman definirse, ¿por qué no se festeja este día con la vehemencia a la que estamos acostumbrados en América Latina y Norte América?

Regalo para la “Festa de la Mamma” o Día de las Madres realizada por el hijo de la autora. Foto colección privada.

La respuesta es simple, comprobé que en éste país, convertir ésta celebración en un evento comercial sería como desdibujar el sentido más puro de lo que la maternidad simboliza en ésta sociedad. No obstante, el hecho de que  Italia sea un país donde las mujeres llegan a los cuarenta aún sin haber dado a luz su primer hijo por motivos de precariedad laboral y en donde además, el Estado no ofrece como en algunos países europeos, la disponibilidad de una trabajadora que cuide los hijos de aquellas madres que deseen integrarse más rápidamente a sus empleos, hace que se convierta  en proeza un hecho muy natural, como lo vivieron las mujeres que hoy sobrepasan los sesenta años.Volviendo hacia el aspecto comercial, este año  he encontrado  unos imanes en madera  para decorar el refrigerador con la frase: “Tanti auguri mamma”(Felicidades Mamá), estoy segura que si me pusiese a buscar otro tipo de regalos,  encontraría  poquísimas vitrinas promocionando la adquisición de vestidos, joyas o electrodomésticos de última generación (tablet, celular, pc, etc).  Como dicen los italianos: “dejemóselo a  otras culturas”.

A nivel antropológico y cultural, puedo decir que en este país ser madre equivalga a llevar un estatus que impone respeto, pero que a su vez exije una disciplina y una dedicación tal que ninguno imaginaría. Cada vez que regreso a Colombia pienso: ¡Ser madre aquí es una cosa, ser madre en Italia es otra! mis amigas me miran extrañadas: “pero, ¿cómo?¿ si se trata del “Primer Mundo”?  Bastaría con citar que no tengo ayuda doméstica, ni baby sitter permanentes para que más de una fije su mirada con incredulidad. En cambio, para mi es un motivo de orgullo porque siendo inmigrante y trabajadora independiente, sumado al hecho de que mi familia materna no vive en este país, convierte mi maternidad en toda una empresa.

Tengo que admitir que mi particular situación me ha llevado a lo largo de estos años, a vivir miles de situaciones enriquecedoras, ya que reparto mi tiempo en la manera que considero más adecuada con mi hijo. Así que jugar a fútbol y carritos, además de competir con mi hijo a Futbolín y de haber armado dragones, Ninjagos y muchas otras construcciones de Lego que de niña jamás tuve la fortuna de tocar, son algunos de los momentos que he tenido el gusto de compartir y vivir.  También, he debido pasar por muchas vicisitudes, como tener que cuidarlo con pulmonía por días enteros en casa, y contagiarme de él con varicela a los 40. Quizás la mejor anécdota de todas, es aquella que me sucedió mientras el dentista me curaba los dientes. No teniendo con quien dejar a  mi pequeño, en aquel entonces de un año, me lo llevé a la cita y mientras el dentista trabajaba, el niño dormía extendido sobre mi abdomen.  Esa escena la recordaré siempre como el día en que me dije: “Vamos para adelante, nadie nos detiene”.

Mi primer año como madre, fue un poco inusual. Acostumbrada a celebrarlo en mi país de origen, tuve que esperar otros dos años más para que mi hijo me trajese su primer trabajo manual: Una tarjeta con una canción infantil que me encantó y que comparto :

“Mamá te quiero mucho porque me transmites calor”. Foto, colección privada.

A la mañana cuando me levanto
veo a mi mamá y me siento mucho mejor
Le digo siempre:
“Eres bella como una estrella
y dulce como nutella”
Mamma,
tu corazón es caliente como una llama,
nunca te dejaré,
gracias mamita por todo lo bueno que me das

 

En cualquier lugar del mundo ser madre es un rol supremamente importante y más cuando tenemos la responsabilidad de transmitir a nuestros hijos lo mejor de nuestra propia cultura en medio de otra sociedad. “Mamma, dice mi hijo, dammi calorino!” . De hecho, calorino es una palabra que en italiano no existe, pero que él ha creado mezclando “calor” del español y el diminutivo “ino” del italiano. Cuando lo escucho, pienso que ha percibido todo el afecto que deriva de mi conjugando su sentimiento en una mezcla de ambas lenguas.

¡Feliz Mes de las Madres!

2 comentarios


  1. Muy buen reconociendo a las madres! En este corto tiempo como madre he tenido la suerte de disfrutar mucho este nuevo rol que Dios y la vida me lo han dado!

    Responder

    1. Hola Mariuxi, me parecía que te había ya respondido, aunque mi gestor de correos me diga la contrario. Quería agradecerte por haber dado like
      a nuestra página y por seguirnos. Se que también eres una madre y mujer en travesía dentro de tu propio país. Seguramente, es un rol bastante
      duro, pero lleno de aprendizaje. Nos transporta a otra “dimensión” o más bien, hacia otro stage, lo cuál quiere decir que implica tantos compromisos
      y a desarrollar nuestra creatividad y problem solving al máximo. Bueno, tu eres médico, eso lo debes saber muy bien.
      Un abrazo y no dudes también de seguirnos por instagram: @mujeresentravesia y Twitter: @atraviesa_mujer . Saludos al resto de la familia

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *