Coge impulso! lo mejor está por venir

Coge impulso! lo mejor está por venir

Sentada detrás de la recepción de un hotel de propiedad familiar, recibía los clientes, asignaba habitaciones, entregaba las llaves. Con una mano escribía y con la otra mecía la bebé de 23 días de nacida que debía traer a su trabajo, porque  la antigua  recepcionista:  “tenía 40 años, salió en cinta y según la ley podía tomarse 1 año de  licencia de maternidad no remunerada, se pasó del período establecido, le dijimos que no volviera. No sé dónde va a encontrar trabajo a esa edad”. Me contaba todo, mientras continuaba a mover su mano impaciente con el cuerpo de una criatura que dormía plácidamente.  Mientras observaba la escena, digna de un  film, me dije : “tú si que tienes la sarten por el mango, el hotel es tuyo, a  mi  me tocó tomar  impulso de la nada  y comenzar, “.

Todos los días escuchamos historias de mujeres en las redes sociales y los medios masivos de comunicación. La llegada de  nuestro siglo XXI, nos ha hecho el regalo de poder empoderarnos a través de internet, aunque aún hoy, a 16 años del segundo milenio divulguemos de manera poco entusiasta las historias “verdaderas”, es decir las que escuchamos de nuestras amigas, parientes o conocidas.Estas vivencias, incluyendo las experimentadas por nosotras mismas (aunque a veces nos subestimemos), son lo que en sicología se conoce cómo “historias de rol”.  El legítimo interrogante es: ¿Qué podemos aprender de éstas? En realidad, no poseo un decálogo, pero he categorizado según mis propia experiencia personal los  diversos motivos por los cuáles las mujeres siempre podemos volver a empezar.

La vida es un poco complicada, pero está bien

Cuando nos graduamos pensábamos que íbamos a devorar el mundo, que la diferencia entre hombres y mujeres no existía en el plano laboral… y  que, con la maravillosa píldora, podríamos tener tanto el control de nuestra fertilidad cómo el de nuestra carrera profesional… dejénme decirles que no todo fluye con tanta felicidad. A medida que nos acercamos a los maravillosos treinta la mayor parte de las empresas considera que es ese el momento más productivo de la vida profesional de sus colaboradores.

ronzulli-el-mundo
La diputada Licia Ronzulli trabajando en el Parlamento Europeo.

En pocas palabras, el momento de llegar a la cima coincide con la maternidad. Por supuesto, muchas sobreviven y progresan pero otras, lastimosamente no lo logran. Y cuál es la buena noticia? Tener niños pequeños es una condición temporal, se crece mucho siendo madre y a la final todo nos “resbala”… o sea, aprendemos que las grandes empresas no saben acomodar ni sus horarios ni sus exigencias a nosotras, por lo cuál muchas decidimos empezar nuestro propio negocio, actividad o verdadero “sueño”. Los 40´s pueden ser aún más importantes que la década precedente y quién  sabe lo que nos esperará en los 50´s…

 

No estaba tan lejos, el film Baby Boom(1987) que muestra a una aguerrida  J.C. Wyatt,  interpretada por Diane Keaton, quien luego de convertirse en un “tigre” corporativo y habiendo decidido no tener hijos, le cae del cielo la custodia de  la  hija de una pariente. Las prioridades laborales no pasan a un segundo plano… desaparecen en el infinito! la protagonista a 40  años se reinventa y  utilizando sus artilugios de grande “executive girl” manda todo al aire, mudándose a un territorio rural  y usando sus propios recursos : inteligencia, granja y niña para lanzar una línea de mermeladas que se convierte en un éxito. La palabra clave aquí es REINVENTARSE.  Y a diferencia de JC, el personaje del film, todas  tenemos algo que ningún guionista se imaginó en el lejano 1987: Internet, redes sociales, empoderamiento y posibilidad de trabajar en community.

Mira hacia atrás y valora lo que has construido hasta ahora

Resulta difícil pero, hay que mirar todo lo que hemos logrado, no obstante todos los problemas que hemos vivido, desde criar nuestros hijos, manejado crisis de pareja o divorcios, haber “litigado” con la empresa que a la que dimos nuestra juventud, hasta enfrentar la vejez de nuestros padres. Todo esto no se consigue con desidia, sino con fuerza y gran determinación, la misma que nos servirá para enfrentar nuestros nuevos proyectos. Se necesita habilidad para innovar, planear, pedir ayuda y aprender nuevas herramientas. ¡Cuánto hemos crecido!

Hoy bailamos a otro ritmo

Increíblemente, la revolución de la era digital ha traído valores muy importantes en el trabajo cómo la colaboración, el soporte, la formación de comunidades y la cooperación como forma de trabajo, todos éstos son rasgos son FEMENINOS, pertenecen a nuestra naturaleza. Una mezcla de flexibilidad y responsabilidad en el ámbito laboral.

Busquemos más oportunidades

¿Quiénes utilizan realmente las redes sociales? La respuesta es obvia, la mayor parte de las usuarios son mujeres que aprenden fácilmente a utilizar sus herramientas. Además de ser las mejores “community managers” por nuestra innata capacidad para hacer grupos y crear nexos entre ellos, tenemos sabiduría, habilidad y capacidad de liderazgo, que hemos aprendido en situaciones de stress y de manejo de nuestras propias familias. Es indudable que aplicaremos todo nuestro “know how” a la hora de crear toda tipología de proyectos en la web.

No creas que estás muy lejos de iniciar.
No creas que estás muy lejos de iniciar.

Cuéntame tu historia

Tu experiencia personal y profesional representa para  nosotras una fuente inagotable de colaboración. Algunas venimos de profesiones similares, nos hemos sentado a escuchar cátedra en los pupitres de una universidad, otras hemos trabajado juntas en el recinto de una oficina gris… Todas llevamos por dentro la misma pasión, las ganas de dar a luz nuestras propias historias desde nuestro “expertise”, utilizando nuestra habilidad para escribir o para producir; porque tenemos un innegable olfato para crear alianzas o una demostrada habilidad en el crear comunidades. CUÉNTAME TU HISTORIA, tu ideal de vida está más cerca de lo que puedes intuir.

* Inspirado en el post de Lisa Unwin, “Ladies it’s time for a selfie, those role models that you want are closer than you think” La experiencia del hotel es muy personal!