Los Trapitos al Sol de Carolina, a la luz de otro cielo

Los Trapitos al Sol de Carolina, a la luz de otro cielo

Una calurosa mañana de junio tuve la infalible intuición de comprar una revista de modas en el aeropuerto de Bologna como distractor mental que me serviría durante mi vuelo a Colombia. Era una edición de vestidos de baño que no pasó desapercibida gracias a las rayas verticales en tonos  azul rey y blanco del bikini que la publicación señalaba como “una creación de la marca Los Trapitos al Sol, diseñado por la colombiana Carolina Sánchez”. Varios meses atrás, motivada por mi innegable vocación de desmitificar estereotipos, había terminado una investigación sobre paisanos sobresalientes en Italia. Aunque desconocía que hubiese una diseñadora destacada de vestidos de baño, la contacté de inmediato y quedé muy sorprendida por su sencillez al teléfono. Deseaba conocer su historia, introducirme en su colección pero sobretodo saber cómo había hecho para competir en el exigente universo de  la moda italiana.

Bikini con Volant en algodón y macramé. Los Trapitos al sol.
Bikini con Volant en algodón . Los Trapitos al sol 2016

La respuesta a este interrogante deriva de su historia, construida desde la adolescencia con una buena dosis de emprendimiento y un olfato formidable en el detectar los nichos y las necesidades de las mujeres. “Siempre he estado en contra de la uniformidad”. Yo siempre he sido contracorriente, desde que estaba en el colegio quería tener mis propios bikinis. Y no sólo… me mandaba a hacer mis propios vestidos, miraba las revistas internacionales, recortaba la imagen y le llevaba la  tela a la modista de la familia. Esto me impulsó a comprar mis primeras lycras de algodón en el centro de Medellín, una amiga y yo descocimos un vestido de baño y se lo llevamos a una modista quién con básicas costuras a zig zag nos ayudó a plasmar mi primera creación.”.

Indudablemente, la  travesía de Carolina había ya iniciado, graduándose posteriormente en  Diseño de Modas en su natal Medellín.  Más tarde, motivada en su ambiente académico por el prestigio de la  moda italiana y cautivada por el “Made in Italy”, además del estilo de vida europeo, decide venir a estudiar un Master en Comunicación y Moda en el IED de Milán.  “Siempre pensé que vendría porque admiraba a Armani y Moschino y quería  conocer  que había detrás de un desfile de modas, así que escogí Italia. Además porque como cultura, los italianos son muy parecidos a los colombianos”.

Los caminos de Carolina parecen dibujados bajo el amparo de las estrellas, arribada a Milán siente inmediatamente la fascinación de quienes encuentran su lugar en el mundo y bajo la guía de amigos se adapta rápidamente a su nueva ciudad: “No recuerdo ninguna experiencia negativa,  aunque hablar en italiano  a veces era penoso y la burocracia italiana es muy pesada, no tengo malos recuerdos de esos primeros años, sólo cosas chistosas que me sucedieron. Mi familia en Colombia me hacía y aún me hace falta pero  retorno a mi país todos los años y me recargo”.

Trabajar en Italia implicó un reto lingüístico a nivel de terminología técnica en el ambiente laboral, un obstáculo que no es ajeno a ningún inmigrante  y que no le impidió trabajar como diseñadora de vestidos de baño y ropa íntima para grandes nombres en Italia, entre ellos Replay. En el 2011 llegó la travesía que la conduciría a la independencia, un  momento de crisis económica mundial y muchos colegas desempleados son parte del panorama que Carolina decidió enfrentar al crear su propia línea de vestidos de baño Los Trapitos al Sol.  “Había pasado ya un año del nacimiento de mi hija. Aprovechando una gran necesidad de producto en el mercado italiano,  empecé a hacer con mucha pasión lo que me gustaba y en lo que me considero buena, sin un jefe que me presionara, ni que me dijera lo que tenía que diseñar

49-lostrapitosalsol_unccinetto-triangolo
Vestido de Baño Crochet de Los Trapitos al Sol (2016)

 

Vestidos de baño confeccionados en algodón Liberty y otros realizados en crocet, con hilo elástico de algodón (completamente a mano) por artesanos colombianos, enmarcados por un aire romántico, así como los estampados inspirados en flamingos y piñas del Caribe Colombiano, prendas que no se adquieren  de la manera convencional en las tiendas o almacenes de cadena sino en eventos de presentación en las principales ciudades italianas, un producto innovador que llega a los oídos de sus clientas a través de la divulgación de persona a persona y en ocasiones a través de las redes sociales, todo supremamente auténtico , sin dejar a un lado que  la marca ha trascendido hacia otros horizontes: Reino Unido, Alemania y Francia.

Todos los veranos, encuentro una imagen de Los Trapitos al Sol en los especiales de vestidos de baño, señal que indica crecimiento y  aceptación rotunda en el ámbito del beachwear italiano. Carolina reconoce que  su mayor logro es el reconocimiento de la prensa, de hecho:  “Cuento con una excelente oficina de prensa. Mi historia y mis productos gustan mucho a las periodistas italianas, he logrado salir en la Revista Elle como uno de los cinco diseñadores extranjeros con mayor proyección en éste país, en Vogue como una de las mejores marcas de vestidos de baño de lujo, en la edición 2016″.

Siempre he dicho que nuestros orígenes son un “plus”, un distintivo que siendo inmigrantes hace parte del éxito. El triunfo de Carolina Sánchez  radica propio en la autenticidad, una autenticidad versátil que toma cada elemento de la cultura europea para consolidar un producto único, una fusión que vuelca elementos simbólicos de la vestibilidad sudamericana como los colores y las cosas hechas a mano de artesanos colombianos con telas y estampados europeos, más la rigurosidad y la elegancia juntas del  “Made in Italy”.

17-lostrapitosalsol_intero-top-ananasY no puedo dejar de pensar a la familia, Cómo hace para conciliar éxito,trabajo, su pequeña Camilla y su rol de esposa?  “ Tiene dos lados esto de trabajar en casa. Por un lado estoy ahí cuando mi hija me necesita, pero por el otro lado, trabajo hasta altas horas de la noche, todo lo hago sola, esta es la parte más difícil, pero sigo mi hija y la ayudo. No es fácil ser mamá y trabajar en casa, cuando eres perfeccionista quieres hacer todo bien… pero siempre hay huecos, o en el trabajo o en ser mamá y mujer de familia. Trato de ser lo mejor posible en ambos casos. He preferido no darle todo el acelerador  a mi marca. No quiero darle una niñera a mi hija, no tiene ni abuelos ni tíos aquí en Milán”.

Ella lo es todo: diseñadora, departamento comercial y muy estratega.  Me dice que “tarde o temprano tendrá que buscar colaboradores para que la ayuden” (inevitable). Sin dejar aún de soñar, visualiza futuras alianzas con diseñadores jóvenes o con comunidades de artesanos colombianos, además de una colección dedicada a las novias que se casan en la playa y un mercado navideño artesanal Los Trapitos.

Me quito el sombrero! en medio de las limitaciones que todas las mujeres trabajadoras e independientes tenemos para alcanzar nuestros sueños, sacar Los Trapitos al Sol, va más allá de usar una frase popular como nominativo de una marca, significa  una verdadera travesía bajo la  luz de otro cielo.

4 comentarios


  1. Que gran reportaje! Bravo por las personas aguerridas que determiandamente deciden emprender y ser exitosas!! Me encanto este reportaje!


    1. Gracias, Natalia. Sigue con nosotros y podrás conocer más historias como esta!


  2. Excelente reportaje. Se notan el espiritu aguerrido de la diseñadora. No es fácil abrirse camino en el exterior y menos en el campo de la moda y en ITALIA. Me le quito el sombrero


    1. Claro que sí! Por eso está en este espacio! Aquí seguiremos escribiendo historias de mujeres que, como las de Carolina, han cumplidos sus sueños profesionales, incluso siendo extranjeras. Un saludo!

Comments are closed.